miércoles, 15 de marzo de 2017

Eliminar puntos negros


Se trata de un proceso que debería llevar a cabo un profesional, ya que la presión que se ejerce con los dedos (o, peor aún, con las uñas) puede dañar los folículos sebáceos e inflamarlos. En pieles delicadas, es posible que provoque, incluso, la aparición de cicatrices. Es mejor, por lo tanto, que acudas, cada 3-6 meses, a un centro de estética para realizarte una limpieza de cutis. Además de conseguir un mejor resultado, evitarás riesgos, ya que la extracción se lleva a cabo de una forma mucho más segura. Por regla general, en estos centros se efectúa una exposición previa a una fuente de vapor que abre el poro y facilita la operación.



sábado, 11 de marzo de 2017

Revitalizar la uñas


A la sequedad en la piel y la caída del cabello propias de la estación otoñal, se une el debilitamiento de las uñas, que pueden presentar un aspecto quebradizo en esta época. El aceite de argán es una solución idónea para que éstas recuperen su grosor y mejoren su aspecto frágil, gracias a su elevada cantidad en vitamina E, un antioxidante que ayuda a reforzar uñas y cutículas. Para ello, ponte unas gotas en éstas y masajéalas bien para que penetre en profundidad. Aprovecha esta práctica solución y aplícatela también en las manos, ya que ayuda a regenerar la piel la hidrata y la suaviza.



martes, 7 de marzo de 2017

Prevenir la aparición de manchas


Las manchas cutáneas aparecen como consecuencia de la alteración de unas células internas de la piel llamadas melanocitos debido a factores como la radiación solar o el paso de los años, entre otros. Para evitarlo, es necesario extremar al máximo la protección solar, no sólo en verano, sino también durante el resto del año, evitando la exposición directa y aplicando a diario una crema de día con filtro solar. Para atenuar el color de las manchas, puedes utilizar cosméticos despigmentantes. Ofrecen muy buenos resultados siempre y cuando seas constante en su uso.



miércoles, 1 de marzo de 2017

Blanquear las uñas amarillentas


Para blanquear las uñas, en primer lugar, es recomendable que dejes "respirar" tus uñas entre pintura y pintura. Dejar las uñas sin esmalte por unos días te ayudará a solucionar tu problema. Si, a pesar de ello, siguen amarillas, puedes blanquearlas limpiándolas a diario con un poco de vinagre blanco o bien remojarlas, durante diez minutos, en un vaso de agua caliente en el que habrás añadido una cucharada de agua oxigenada. Para limpiarlas por debajo, puedes pasarles un cepillo o un palito de algodón empapado en agua con bicarbonato.

Labios resecos por el frío



Los labios son mucho más frágiles que la piel del rostro, ya que carecen de glándulas sebáceas, por lo que es  muy fácil que pierdan su humedad natural, resecándose. Para evitarlo, por el invierno, es imprescindible hidratarlos varias veces al día. Cuando salgas a la calle, aplícate un producto protector. De vez en cuando, pasa muy suavemente un cepillo de dientes por su superficie para eliminar las células muertas y estimular la microcirculación (después de este masaje, los notarás más carnosos y rosados). También debes evitar gestos perjudiciales  como humedecerlos  con saliva, ya que agudizarás el problema todavía más. Si tienes pielecitas, no tires de ellas. Para evitar que se noten bajo el maquillaje, antes de aplicar el labial, pasa por la superficie de tus labios un disco de algodón empapado en agua caliente y mantenlo durante medio minuto para ablandarlas.