domingo, 26 de febrero de 2017

MAQUILLAJE: consigue un efecto buena cara


1.- PIEL PERFECTA: LISA, FRESCA Y LUMINOSA
Si has dormido poco o mal, lo mas probable es que te despiertes con bolsas en los ojos, los poros de la piel dilatados o las arrugas algo más marcadas de lo habitual. No te lamente porque todo tiene solución.
En tu kit de emergencia. Haz un hueco en tu neceser de belleza antifatiga a las ampollas de efecto flash y los parches de ojos desfatigantes. Obran milagros en cuestión de minutos.
¿Vas con prisas? Utiliza una crema hidratante con color que unifique el tono de la piel o, mejor aún, una «BB Cream», un revolucionario producto, a medio camino entre las cremas hidratantes y los sofisticados fondos de maquillaje. Tras su aplicación, tu piel se verá resplandeciente, dado que este cosmético no sólo tapa las pequeñas imperfecciones -rojeces, brillos, poros abiertos, etc.- sino que también mejora el tono del cutis, debido a la incorporación de pigmentos de color en su fórmula.
¿Dispones de tiempo? En este caso, el consejo es utilizar bajo tu fondo de maquillaje habitual una base alisadora de efecto buena cara. Inspirada en el maquillaje profesional, estas bases ocultan las irregularidades del relieve de la piel -arrugas incluidas-, dejando el cutis liso y suave, con un tacto de terciopelo. Para conseguir que tu piel parezca estar bajo un foco de luz cálida, utiliza un fondo de maquillaje de efecto luminoso y matifica el cutis con unos polvos traslúcidos de acabado irisado.

2.- MIRADA DESPIERTA REBOSANTE DE LUZ
No importa lo corta que haya sido la noche o lo larga que haya sido la jornada laboral, con estos consejos lograrás despejar y refrescar tu mirada en un abrir y cerrar de ojos.
Un foco de luz. Da una oportunidad a los lápices delineadores de colores distintos al negro, un tono que tiende a endurecer los rasgos y aumentar el cansancio de la mirada. El turquesa, el azul índigo, el verde o el gris perla, aparte de estar muy de moda, realzan la luminosidad de los ojos. Si finalizas el perfilado con un trazo ascendente y, al aplicarte la máscara de pestañas empujas ligeramente hacia atrás las pestañas del ángulo exterior, tus ojos ganarán una inyección de vida y frescor.
Sombras luminosas. Para lucir un aspecto envidiable, elige sombras de color claro y acabado irisado. ¿Te has levantado con ojeras? Evita a toda costa las sombras oscuras -gris, violeta, ciruela, etc.- y no te extiendas el rimel por las pestañas del párpado inferior.
Despeja la mirada. Es impresionante el inmediato efecto buena cara que tiene repasarse las cejas. En un par de minutos, conseguirás agrandar y refrescar tu mirada.

3.- LABIALES DE EFECTO REVITALIZADOR
Fresca como una rosa, así es como te verás después de probar la fuerza y el magnetismo de estos pintalabios en tu boca.
Colores vibrantes. El frescor del fresa, el descaro juvenil del fucsia o la energía del mandarina darán una pincelada de color definitiva en tu rostro. La única regla de oro para sacar el máximo provecho a estas tonalidades de efecto «reanimador» es llevarlos sobre una piel impoluta.
¿Algo más discreto? Si buscas un efecto igual de favorecedor, pero menos estridente, elige un labial un tono más subido que el color natural de tu boca y sella el color con un brillo de labios.
Boca más joven y jugosa. Las hiperpigmentaciones del labio superior, un problema que sufren muchas mujeres al término del verano, aumentan la sensación de fatiga. Para solucionarlo, extiéndete una gota de antiojeras y difumina bien.



TUS ARMAS DE GUERRA

EL ANTIOJERAS. El cansancio y la falta de sueño hacen aún más visibles las ojeras. Canúflalas bajo un corrector cremoso con pigmentos amarillos, si son azuladas, o beige si son marronáceas.

EL ILUMINADOR. Devuelve el resplandor a los rostros más fatigados. Esta auténtica varita mágica aporta luz a las zonas sombreadas del rostro -lagrimal, entrecejo, cola de la ceja, sobre el arco de Cupido, barbilla, etc.-. Llévalo en el bolso y recurre a él al menor signo de cansancio.

EL COLORETE. Un poco de colorete anima y rejuvenece el rostro al instante. Basta un pequeño retoque de «blush» en tono melocotón o fresa para tener mejor cara.



Cuidados faciales a partir de los 60 años


La piel madura es más frágil y reacciona peor ante las agresiones. La protección ocupa, por lo tanto, un papel primordial. No salgas de casa sin una crema de día antiedad con filtro solar alto, ya que el sol es el culpable, en un 70%, del envejecimiento de la piel. También es importante limpiar el cutis dos veces al día. Hazlo con un producto adecuado a tu tipo de piel (leche limpiadora, si es seca, o gel si es mixta o grasa). Además de la hidratante facial, aplícate una crema para el contorno de ojos. Te será muy útil para atenuar las arrugas de esta zona. Por la noche, aparte de desmaquillar tu rostro, te conviene utilizar una crema antiedad de noche con acción regenerante. Durante las horas de descanso, el intercambio celular se acelera, por lo que, por la mañana te levantarás con un cutis perfecto.



miércoles, 8 de febrero de 2017

La lima ideal para el cuidado de las uñas frágiles


Para las uñas débiles y quebradizas las limas de cartón son las más indicadas, dado que son  más flexibles que las de metal. Tan importante como elegir una buena lima es utilizarla de la forma más adecuada. Hay que limar las uñas cuando éstas estén secas -húmedas están más desprotegidas- y hacerlo siempre en una misma dirección, para evitar que se astillen. Si se llevan cortitas, hay que respetar su forma original. Si se tienen largas, se puede apurar un poco más los bordes, redondeándolos  ligeramente. Después de limarlas, sumergir las manos en agua tibia con zumo de limón durante un par de minutos, secar bien las manos y aplicar sobre las uñas una capa de esmalte endurecedor, un producto que las protege de las agresiones externas.