lunes, 29 de mayo de 2017

Eliminar un tatuaje de forma definitiva


Según indican los especialistas, cinco de cada seis personas se arrepienten de haberse hecho un tatuaje cinco años después de someterse a este tratamiento. La tecnología láser brinda la posibilidad de eliminarlos, aunque no siempre con las mismas garantías de éxito. Todo depende del color del tatuaje ―el rosa, el amarillo y el blanco son los tonos que presentan mayor resistencia― y de la profundidad en la que el tatuador depositó los pigmentos. Generalmente, para eliminar un tatuaje son necesarias entre 4 y 10 sesiones de un máximo de 30 minutos de duración y el precio de cada sesión ronda los 200 euros. Borrar el tatuaje produce ciertas molestias en la piel, aunque el dolor es notablemente menor que el que se sufre cuando se hace. No obstante, es recomendable aplicar una crema anestésica antes de realizar la sesión. La eliminación de un tatuaje mediante láser no deja ningún tipo de marca en la piel, siempre y cuando se proteja del sol y se extiendan las cremas regeneradoras que aconseje el dermatólogo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario