miércoles, 1 de marzo de 2017

Labios resecos por el frío



Los labios son mucho más frágiles que la piel del rostro, ya que carecen de glándulas sebáceas, por lo que es  muy fácil que pierdan su humedad natural, resecándose. Para evitarlo, por el invierno, es imprescindible hidratarlos varias veces al día. Cuando salgas a la calle, aplícate un producto protector. De vez en cuando, pasa muy suavemente un cepillo de dientes por su superficie para eliminar las células muertas y estimular la microcirculación (después de este masaje, los notarás más carnosos y rosados). También debes evitar gestos perjudiciales  como humedecerlos  con saliva, ya que agudizarás el problema todavía más. Si tienes pielecitas, no tires de ellas. Para evitar que se noten bajo el maquillaje, antes de aplicar el labial, pasa por la superficie de tus labios un disco de algodón empapado en agua caliente y mantenlo durante medio minuto para ablandarlas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario